Consejos para cuidar la salud visual de los niños

Los niños, menores de 14 años, son 3 veces más sensibles que los adultos en cuanto a la vista. Esto, porque están en pleno desarrollo de sus facultades y algunas partes de su cuerpo están “desnudas” ante posibles afecciones.

Los ojos, tan preciados y tan mal atendidos, son los que siempre pagan los platos rotos, y luego hay que colocar lentillas apenas cumplen los 15 años de edad. Para que esto no sea así, lo que debes hacer desde ahora mismo es seguir estos consejos.

Jugar al aire libre

Siempre y cuando sea posible, los niños deben hacer actividades al aire libre. Sobre todo en espacios verdes, con abundante vegetación –y por ende, oxigenación-.

Los niños que pasan más tiempo al aire libre desarrollan más rápido su vista, así como también permiten que se creen los famosos anticuerpos, que siempre ayudan a evitar posibles enfermedades y futuras patologías.

Las pantallas, mejor que no

A pesar de que el juguete favorito de los niños de hoy es una tableta, mejor que pasen menos de 2 horas al día mirando una pantalla. Sea esta una tableta, un móvil, un televisor o un ordenador. El uso de estas pantallas les hace no sólo perder facultades visuales, sino que mirar a una pantalla les hace ser menos activos mentalmente, y menos asertivos en las tomas de decisiones.

En el caso de las pantallas de televisor, se debe aplicar la regla de al menos 2 metros de distancia. Mientras más grande sea el televisor, más distancia se deberá guardar. En el caso de las pantallas de ordenador, es importante tener una correcta postura (espalda recta) y que la pantalla les quede por debajo de la vista, para que no tengan que abrir los párpados completamente y así no irritarán fácilmente sus ojos.

Proteger del sol

Los niños son 25% más sensibles a los rayos UV del sol que los adultos. En épocas de veraneo, y mejor si siempre, es imprescindible que tengan gafas de sol. Así, se protegen, y tú también de cuidas de no tener que verlo con lágrimas o con irritación, que es bastante frecuente a esa edad.

La exposición al sol debe ser mínima, y se deben evitar las luces tan fuertes que puedan afectarle. En todo caso, el paso principal para que el niño tenga una salud visual inmejorable es la educación, la prevención, y el chequeo planificado.